Tipos de juego

4 de ene. de 2008

El juego constituye una actividad importante para el desarrollo del niño y es completamente necesaria para un crecimiento sano. La importancia educativa del juego es enorme y puede decirse que un niño que no juega es un niño enfermo. A través del juego, el niño puede aprender una gran cantidad de cosas.

Características del juego:

- Es una actividad desinteresada, que tiene un fin en si misma, frente a otras actividades en las que está presente la preocupación por el resultado.

- Es una actividad que se realiza por el placer que produce llevarla acabo sin pretender alcanzar nada ajeno al propio ejercicio.

- Es una actividad espontánea en oposición al trabajo, a la adaptación a la realidad.

- El juego no presenta una organización rígida frente a la estructura organizada que tiene el pensamiento serio.

- El juego permite la liberación de los conflictos ya que el juego ignora los conflictos o los resuelve.

Tipos de juego:

* Juegos de ejercicio: son aquellos que consisten básicamente en repetir una y otra vez una acción por el placer de los resultados inmediatos. Repetir acciones como morder, lanzar, chupar, golpear, manipular, balbucear, etc. podrían ser consideradas juegos de ejercicio y se suelen realizar tanto con juguetes como sin ellos.

Algunos ejemplos significativos de este tipo de juegos serían sonajeros, juegos de manipulación, móviles de cuna, andadores, correpasillos, triciclos, arrastres, vehículos a batería, saltadores, globos, pelotas y todos aquellos juegos en los que la actividad es repetitiva y en la repetición de esta acción reside el encanto de la propia actividad.

Son los primeros juegos que realiza un bebé y aunque la edad por excelencia para este tipo de juegos son los tres primeros años, en edades superiores también podemos encontrar juegos de ejercicio, normalmente relacionados con distintos tipos de desplazamientos o movimientos. Como ejemplo de juegos de ejercicios para niños mayores de 3 años podríamos mencionar ir en bicicleta, en monopatín, en patines, jugar a la pelota, con yoyos, con trompos o peonzas, diábolos, etc.

Los juegos de ejercicio son fundamentales, porque contribuyen al desarrollo de los sentidos y favorecen la coordinación de distintos tipos de movimientos y desplazamientos. Contribuyen también a la consecución de la relación causa-efecto, a la realización de los primeros razonamientos, a la mejora de ciertas habilidades y al desarrollo del equilibrio.

Suelen fomentar la autosuperación, pues con ellos, cuanto más se practica, mejores resultados se obtienen.

* El juego de ensamblaje: consiste en encajar, ensamblar, superponer, apilar, juntar piezas, etc.

Este juego se desarrolla cuando un niño/a se fija una meta - la de construir - y con un conjunto de movimientos, de manipulaciones o acciones suficientemente coordinadas, lo consigue.

En los primero años de vida, las construcciones realizadas suelen ser de carácter muy simple, con elementos simbólicos y con frecuencia requieren la ayuda del adulto. Conforme se va aumentando en edad, las construcciones empiezan a ser más elaboradas y por ello se hace cada vez más imprescindible la secuencialización de las acciones y la necesidad de seguir con rigor las instrucciones de montaje proporcionadas por el fabricante.

Algunos ejemplos de este tipo de juegos son los puzzles y rompecabezas, los mecanos, las maquetas para construir y todos aquellos juegos en los que la actividad lúdica se centre de una forma u otra en apilar, encajar o unir piezas con vistas a conseguir resultados.

Los juegos de ensamblaje contribuyen fundamentalmente a aumentar y afianzar la coordinación ojo-mano, la diferenciación de formas y colores, el razonamiento, la organización espacial, la atención, la reflexión, la memoria lógica, la concentración, la paciencia y la capacidad de interpretar unas instrucciones. Suelen favorecer también la autoestima y la autosuperación.

* El juego simbólico: es aquel que implica la representación de un objeto por otro. Simula acontecimientos imaginarios e interpreta escenas verosímiles por medio de roles y de personajes ficticios o reales. Es el tipo de juego en el que el niño/a atribuye toda clase de significados, más o menos evidentes a los objetos. Es el juego de imitación a los adultos, de hacer como si fueran papás, mamás, médicos, maestros, peluqueros, camioneros, etc.

Este tipo de juego comienza a observarse sobre los 2 años y conforme se va aumentando en edad, cada vez se va haciendo más complejo, más elaborado y con mayor cantidad de detalles. En los primeros años se centra en la vida más próxima del niño/a (la familia, los animales, el colegio, la casa, los juguetes) y luego en entornos algo más alejados (las profesiones, los roles sociales, los personajes de ficción). A partir de los 8 años, la importancia del juego simbólica va disminuyendo.

Algunos ejemplos de este tipo de juguetes serían los vehículos, las muñecas, los talleres mecánicos, los juegos de médicos, los superhéroes, las naves espaciales, los tocadores, los disfraces y todos aquellos juegos que de una forma u otra reproduzcan el mundo de los adultos, ya se de situaciones cotidianas o de personajes de ficción.

Los juegos simbólicos son fundamentales para comprender y asimilar el entorno que nos rodea. Con ellos, se aprenden y se ponen en práctica conocimientos sobre lo que está bien y lo que está mal y sobre los roles establecidos en la sociedad adulta. El desarrollo del lenguaje a muy asociado a este tipo de juegos pues los niños/as verbalizan continuamente mientras los realizan, tanto si están solos como si están acompañados. Favorecen también la imaginación y la creatividad.

* Los juegos de reglas: son aquellos en los que existe una serie de instrucciones o normas que los jugadores deben conocer y respetar para conseguir el objetivo previsto.

Sobre la edad de 4 años empiezan a surgir los primeros juegos de reglas. Al principio suelen ser juegos de habilidad, asociación, atención o memoria y con frecuencia requieren la participación de un adulto o de un niño/a de mayor edad. En edades superiores, la variedad y complejidad de este tipo de juegos va siendo mayor; van incorporándose juegos de preguntas y respuestas, juegos de ordenador, juegos de estrategia, de deducción, etc.

La mayoría de ellos son juegos de mesa o de tablero, pero también hay otros juegos de reglas con los que se juega en otras situaciones, como por ejemplo el golf, los juegos de puntería, los futbolines, canastas, etc. Este tipo de juegos normalmente implican la participación de varios jugadores, pero también es posible que se trate de juegos individuales en los que el jugador ha de seguir unas normas para conseguir el objetivo previsto.

Los juegos de reglas son fundamentales como elementos socializadores que enseñan a los niños/as a ganar y perder, a respetar turnos y normas y a considerar las opiniones o acciones de los compañeros de juego. Además son fundamentales también en el aprendizaje de distintos tipos de conocimientos y habilidades.

Favorecen el desarrollo del lenguaje, la memoria, el razonamiento, la atención y la reflexión.

La web http://www.eljuegoinfantil.com presenta un interesante recorrido por la historia del juego.

2 comentarios:

esta muy bueno tu articulo pero me gustria saber quien lo escribio o en que autores se baso ya que esto haciendo mi documento y quisiera ponerlo como referenciasgracias espero tu respuesta

hola tu articula me parecio interesante, me gustaria que me dijeras la bibliografia o de donde sacast la información la necesito para mi documentoo y de todo corazon te lo agradeceria!

De ante mano mil gracias!!