Cuentos para enseñar valores: Cooperación

11/1/2008

Le has repetido mil veces que tiene que ordenar su habitación, pero no hay manera. Los objetos campan a sus anchas en perfecto desorden. También insistes en que debe compartir los juguetes con sus hermanos, aunque se resiste a prestarlos. Los valores positivos no son fáciles de transmitir, pero para nuestro hijo tampoco es sencillo asimilarlos. Sabes lo importante que es comunicar a tu hijo los valores de la solidaridad, la generosidad, el respeto al otro… ¡pero no sabes cómo hacerlo! Por eso te proponemos una manera lúdica de trasmitir estas virtudes: contando un cuento.

En todos los cuentos aparecen personajes imaginarios que nos pueden ayudar a transmitir mensajes sin que nuestros hijos sean conscientes. El niño se divertirá con la historia y, sobre todo, se identificará con un personaje. De ahí la importancia de los protagonistas del cuento. Tu hijo imaginará ser el príncipe valiente, el cerdito generoso o el niño que nunca miente. Es importante que no insistas en la virtud implícita en el relato, ya que la intención es que el mensaje influya en tu hijo sin que se de cuenta.

En la mayoría de los cuentos se enseña más de una virtud, pero aquí os propongo hacer una selección de cuentos en función de la virtud que con más evidencia se desprende del relato.

Cooperación:


La cooperación y el trabajo en equipo son valores que a nuestros hijos les cuesta comprender y adquirir. Y es así porque requieren paciencia, respeto y generosidad, virtudes que todos sabemos lo difícil que resulta transmitir.

Si quieres fomentar estos valores en tus hijos son recomendados los cuentos que reflejan los méritos del esfuerzo común.

Los cuentos que os recomiendo no están adjudicados a ninguna edad en especial. Son relatos que vosotros podéis adaptar a vuestros hijos en función de su madurez y de su nivel de comprensión.

¿Qué cuento podeís contar?

Un cuento que puede ayudar a transmitir esta virtud a tus hijos es el de: "Las tres hilanderas (J. y W.Grimm)."

Este cuento es la historia de una muchacha que fue solicitada por la reina para que hilara todo el lino que había en tres alcobas de una torre. Si la joven lo conseguía, podría casarse con el príncipe. La chica en realidad era muy holgazana, y no era capaz de hilar ese lino ni en trescientos años. La muchacha estaba muy triste y no paraba de llorar, pero entonces vio a tres mujeres que se acercaban. Una de ellas tenía un pie plano y muy ancho; la segunda tenía un labio inferior muy grande; y la tercera, un enorme pulgar. La joven les contó sus amarguras y las mujeres le ofrecieron ayuda a cambio de una invitación a su boda, a la que irían como si fueran sus tías.

La muchacha aceptó el trato y las tres mujeres empezaron a trabajar: una de ellas estiraba el hilo y lo daba a la rueda; la otra lo humedecía; y la tercera lo torcía y lo golpeaba con el dedo sobre la mesa. Cuando acabaron de hilar todo el lino de las tres alcobas, la muchacha se lo mostró a la reina y ésta ordenó la boda. Tal y como habían acordado, las tres mujeres asistieron a la boda haciéndose pasar por tías de la novia...

Aquí podrás leer el cuento completo.

www.solohijos.com

1 comentarios:

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.