Niños de 1 a 2 años

6 feb. 2008


Entre el primer y segundo año de vida el niño empieza a caminar y por tanto a ganar en independencia para explorar el medio. Es una etapa marcada especialmente por logros motrices gruesos y por el alcance de destrezas socioafectivas, cognitivas y de lenguaje que permitirán al niño diferenciarse aún más del resto de personas y percibirse a sí mismo como un ser autónomo.

La movilidad abrirá al niño las puertas a un mundo nueo, y de cierta manera mágico. Imaginemos la experiencia que significa desplazarse, alejándose aventuradamente de quien lo cuida, para encontrar en un recóndito lugar de la casa algo tan prohibido como un lápiz de labios. ¡Sin duda la capacidad de desplazamiento conlleva a algo más que un simple movimiento de piernas!.

Iniciará el año gateando y lo terminará caminando con soltura, subiendo escaleras apoyado en un pasamanos, saltando con los pies juntos, corriendo sin caerse, pateando una pelota y lanzándola con sus manos por encima suyo.

La creciente capacidad de desplazamiento del niño, sumada a su insaciable curiosidad por los objetos, pueden conllevar a que adultos detengan de manera reinterada las iniciativas de exploración con un "no" o un "alto". Las negaciones, si bien son importantes para imponer límites, no deben coartar los deseos de exploración del niño.


Su motricidad fina es también un área de importante desarrollo. A los 16 meses se abotonará botones grandes, a los 20 hará trazos horizontales, verticales y en vaivén y a los 24 la pinza se habrá perfeccionado al punto de que será capaz de coger bolitas pequeñas para introducirlas en una botella. Hará torres de 8 a 10 cubos, pasará las páginas de un libro de una en una e iniciará el uso de la tijera.

El desarrollo del lenguaje, además de relacionarse con el pensamiento, tiene sus bases en las relaciones afectivas del niño con sus padres. Por ello, es indispensable destacar la importancia del cariño y el fortalecimiento de los vínculos afectivos que se vienen formando desde antes del nacimiento.

Las adquisiciones de lenguaje también contribuirán al desarrollo de la autonomía pues será capaz de posponer su llanto para tratar de expresar verbalmente lo que desea. Su vocabulario crecerá, de unas 6 palabras a los 12 meses a entre 150 y 300 al cumplir los 2 años, con lo cual mejorará su capacidad de expresión verbal. Narrará de manera breve algún suceso importante del día y dirá frases cortas, aún con limitaciones de sintaxis.

Su capacidad de memoria crecerá, con lo cual podrá realizar imitaciones diferidas y aprender nueas palabras. Hacia los 20 meses aparecerá el pensamiento simbólico, y con él el juego simbólico, actividad lúdica necesaria para experimentar y aprender a través de la acción.

Ganará en autonomía y autosuficiencia. Si a los 12 meses intentaba comer con sus dedos, utilizaba pañales y le tenía un gran temor a los extraños, a los 24 será capaz de manejar la cuchara, acercarse más a los adultos y controlar de manera voluntaria sus esfínteres. Todavía no tendrá un control nocturno de su vejiga, por lo que los padres deberá asistirlo durante la noche. Sentirá una creciente atraccción por otros niños y por los juegos sociales, aunque su pensamiento egocéntrico lo limitará en su aceptación de reglas lúdicas y en considerar la perspectiva de otros. Gustará de la compañía de niños de su edad, pero su juego seguirá siendo paralelo.

En fin, el niño de 1 a 2 años es un explorador insaciable que se desplaza por aquí y por allá, que alcanza destrezas que utiliza para conseguir otras, imita lo que ve y aprende por observación, pero sobre todo, que busca su autonomía, y al mismo tiempo afecto y protección de sus padres.

Estimulación Temprana. Inteligencia Emocional y Cognitiva. M.C. Ordoñez y A. Tinarejo.

1 comentarios:

hola, felicitaciones por el blog, ando en busqueda de informacion sobre la motivacion en niños de esta edad, si alguien me puede indicar alguna pagina o facilitar textos o algo parecido lo agradeceria
gracias chous