Terapia Miofuncional

30 abr. 2009

Hay toda una serie de problemas ocasionados por un desequilibrio de la musculatura de la zona orofacial (lengua, labios, maseteros, etc.) que repercuten en la posición de los dientes y en las estructuras óseas adyacentes (paladar, maxilar inferior, etc.).

Se entiende por Terapia Miofuncional (T.M.) «al conjunto de sus procedimientos y técnicas utilizadas en la corrección del desequilibrio muscular orofacial, creación de un nuevo comportamiento muscular normal, reducción de hábitos nocivos y mejoramiento de la estética del paciente» (Gómez, 1983).

Básicamente, la T.M. consiste en la reeducación de los hábitos de deglución atípica, succión, respiración bucal, y los problemas de lenguaje o articulación que de éstos se derivan, ya que tienen una incidencia directa y negativa sobre la dentadura, estructura ósea y musculatura de la boca.

El principal objetivo de la Terapia miofuncional es la creación de una función muscular orofacial normal, para ayudar al crecimiento y desarrollo de la oclusión normal. No es incrementar el tamaño o la fuerza de los músculos, que a menudo es el principal propósito de los ejercicios musculares de otras partes del cuerpo.

La principal razón de ser de los ejercicios mioterapéuticos es lograr la adecuada coordinación de la musculatura orofacial.

Para conseguir una correcta deglución y respiración, lo primero que hay que hacer es reeducar la musculatura. Técnicas Mioterápicas:

A) Ejercicios para agilizar la lengua: que la lleve a una y otra comisura. Que rodee los labios con la lengua.

B) Ejercicios para conseguir un buen sellado labial. Abrir y cerrar mucho la boca, estirando y contrayendo los labios al máximo.

C) Reforzar los músculos masticatorios. Apretar las muelas y notar la contracción de los músculos maseteros.

D) Una vez eliminada la causa de la obstrucción nasal, decirle que esté todos los días respirando 20 minutos como mínimo por la nariz, manteniendo algo entre los labios.

E) Para conseguir una deglución correcta, decirle donde debe colocar la punta de la lengua (detrás de los incisivos superiores) y que mantenga ahí un elástico de ortodoncia sin moverlo durante 20 minutos).

F) Ejercicios diafragmáticos. Enseñarle a respirar con el diafragma, dilatando las últimas costillas y sacanso el estómago al insipirar (siempre respirando por la nariz).

G) Indicarle la forma correcta de colocar la lengua al pronunciar la T- D- N- Y- L (en el mismo sitio que al tragar).

H) Conseguir el hábito a base de repetición y por medio de llamadas (pegatinas).

Sigue leyendo...


Fuentes:
www.arsxxi.com
http://caminadamilado.blogspot.com

0 comentarios: