Lectura oral VS. lectura silenciosa

27/4/2009

En este pequeño artículo se destaca la importancia de la lectura silenciosa como una herramienta para una mejor asimilación de la lectura y el desarrollo de la atención y concentración.

La lectura oral o expresiva nos permite mejorar la pronunciación de los sonidos que conforman las palabras, así como el ritmo o la entonación que tiene un texto. En general, contribuye enormemente a mejorar nuestra comunicación porque nos habitúa a hablar en voz alta ante un público, con soltura y naturalidad.

Por otra parte, se acostumbra a la lectura en voz alta, que se la pueda desarrollar en los años inferiores. Cuando los niños repasan sus lecciones y tareas en sus casas, también repiten este proceso, que va creando dificultades progresivas, pues leer en voz alta no se lo puede hacer siempre y en cualquier espacio.

Es preferible no emplear la lectura oral en los grados superiores, pues los niños y las niñas para lograr una cabal asimilación del texto leído, deberían ejercer total concentración y esto solo es posible en la medida en que lea en silencio.

En la mayoría de las escuelas, predomina el criterio de que la velocidad y la dicción son los parámetros para calificar una buena lectura. Este es un criterio incorrecto, en el sentido de que no se valora la asimilación creadora y crítica de los textos por parte de los alumnos y mucho menos sus juicios y opiniones.

Por su parte, la lectura silenciosa resulta más útil para el estudio y la investigación, porque reclama mayor concentración y atención. Es un instrumento efectivo de auto educación y un medio de enriquecimiento de experiencias.

De todas maneras, oral o silenciosamente, la lectura debe ser siempre comprensiva, debemos comprender la totalidad del mensaje que leemos.

Fuente: CECAFEC, La Vida en la Escuela 'La Lectura, un espacio de felicidad'.

1 comentarios:

Que paz, entrar en tu blog, y escuchar... lo dejo abierto, y me pongo a estudiar para mis opos... (después de mirar tus nuevos post,claro, jejej).

gracias chiqui.
un beso.