10 Actividades para desarrollar la madurez lectora

16 oct. 2007

La preparación para la lectura comienza antes de que el niño sea capaz de reconocer las letras. De hecho para abordar la lectura y no presentar dificultades en su aprendizaje se recomienda que el niño adquiera la denominada "conciencia fonológica", es decir, que reconozca los sonidos que forman las palabras que utilizamos para comunicarnos y que sea capaz de cambiarlos para formar nuevas palabras.

Por eso, para experimentar la “conciencia fonológica”, los niños deben comenzar a jugar con los sonidos del lenguaje. Motívalos a que jueguen y experimenten con los sonidos, creando palabras sin sentido, repitiendo palabras que riman, cantando canciones y recitando. Cada una de estas actividades les ayudará a experimentar con el sonido:

1- Juegua al juego del “Veo-Veo”, pidiéndole al niño que encuentre un objeto que comience con una letra específica. “Veo-Veo una cosita que empieza con la letra B”

2- Elije una letra del alfabeto, comenzando con una letra que aparezca en el nombre del niño. Durante todo el día, buscad objetos que comiencen con esa letra.

3- Inventa rimas para el nombre de tu hijo(a); “Sara, bonita eres de cara”.

4- Haz el sonido de una letra. Pídele al niño que intente encontrar esa letra en un libro o periódico. Lee en voz alta la palabra que tiene esa letra.

5- Describe las cosas que ve al aire libre, usando palabras que comiencen con el mismo sonido: “casa cuadrada”, “perro pequeño”, “bote bonito.”

6- Inventa tu propia rima sobre algo de tu casa. “Al patito chiquitito le picó un mosquito”

7- Escoje una canción o una rima que sepais tu hijo y tú. Cantadla en voz alta, aplaudiendo al ritmo de las palabras.

8- Lee con tu hijo una historia que rime o cantad juntos una canción. Deja que el niño vaya completando las palabras que riman.

9- Inventa rimas de dos palabras acerca de artículos que tengais en casa, como por ejemplo “silla pilla” y “globo bobo.” Mejor si las rimas son cómicas.

10- Recita una rima infantil o poema, línea por línea. Pídele al niño que repita cada una de las frases u oraciones después de que tú las vayas diciendo. Por ejemplo la popular retahíla "estaba la rana":

ESTABA LA RANA

Cuando la rana se puso a cantar, vino la mosca y la hizo callar. La mosca a la rana, la rana que estaba cantando sentada debajo del agua, gua, gua, gua.
Cuando la mosca se puso a cantar, vino la araña y la hizo callar. La araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba cantando sentada debajo del agua, gua, gua, gua.
Cuando la araña se puso a cantar, vino el ratón y la hizo callar. El ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana,la rana que estaba cantando sentada debajo del agua, gua, gua, gua. Cuando el ratón se puso a cantar, vino el gato y le hizo callar. El gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba cantando sentada debajo del agua, gua, gua, gua.
Cuando el gato se puso a cantar, vino el perro y le hizo callar. El perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba cantando
sentada debajo del agua, gua, gua, gua.
Cuando el perro se puso a cantar, vinieron los niños y le hicieron callar. Los niños al perro, el perro al gato, el gato al ratón, el ratón a la araña, la araña a la mosca, la mosca a la rana, la rana que estaba cantando sentada debajo del agua, gua, gua, gua.
Cuando los niños se pusieron a cantar ni la maestra les hizo callar.

Texto extraído de: psicologoescolar.com

2 comentarios:

hola me llamo mia y queria dejarles mi pagina www.peke24mia.blogspot.com

excelente post