Volver a jugar con juguetes que ya no interesan

15 abr. 2011


Hace unos días me comentaban que los juguetes salían bastante caros, pues los niños se aburren rápidamente de ellos cuando han jugado varias veces. Yo les hice ver que no ha de ser así :D y hoy os lo voy a intentar demostrar.


Mirad, opino que lo aburrido no es el juego en si, porque un niño puede tener en casa un juguete divertidísimo pero lo que le llega a cansar es la monotonía.


Yo os propongo hacer lo siguiente:

- Cada X tiempo mover los juguetes de sitio,
a veces es tan simple como subirlos o bajarlos un par de peldaños en una estantería. Parece una cosa muy evidente, pero no siempre se hace. Si ni vosotros os acordáis a veces de los juguetes que tienen, imaginad ellos...

- Sesión de peluquería y estilismo,
jejeje. Muñecos que estan sin vestir, sucios y en semiabandono aparecen un día peinaditos, con sus caritas y manos limpias, oliendo a colonia y bien vestidos (os aseguro que ese día juegan como si se los acabasen de traer los Reyes Magos)

- Montad vuestro propio hospital de juguetes. Siempre hay por casa muñecos que tienen algún descosido, otros a los que les faltan pilas o incluso un brazo. Jugad a ser doctores, hacedles una buena revisión y que vuestros hijos sean los auxiliares médicos. Estarán encantados de "curar" a sus muñecos: una tirita por aquí, una vendita por allá...

- Estableced un día de "taller mecánico y puesta a punto". Preparad una gran caja, pedidles que TODO lo que encuentren que esté roto lo vayan echando en ella. Buscad un buen bote de pegamento, tijeras y alicates. Seguro que con eso se puede solucionar la gran mayoría de lo que luego os encontréis en la caja.

- Juguemos con encajables viejos.
A veces les resulta aburrido hacer un encajable que ya han hecho con anterioridad. Os propongo jugar de una forma diferente. Echad todas las piezas en una caja, decidles a vuestros hijos/as que las miren durante un rato, que las examinen, que las toquen e intenten recordarlas (seguro que dan por hecho que ya las conocen a las mil maravillas, jejeje). Luego les tapáis los ojos con un pañuelo y les decís que os las vayan dando y a su vez os vayan diciendo qué es y en qué tablero va. En un primer momento bastará con esto. Luego si queréis ir complicando un poco la tarea, ellos mismos pueden intentar colocar las piezas. Cuando meses después dominen esta propuesta les tapáis los ojos y les decís que lo vuelvan a hacer, pero con la mano no dominante, o sea, si es diestro con la zurda (os aseguro que pasaréis un rato divertidísimo)

- ¿Qué hacer con puzles que están incompletos?
Muy fácil, les pedís que formen el puzle con las piezas disponibles y en los huecos que queden deberán dibujar la imagen que corresponda. Para hacer más divertida la actividad podéis ir quitando progresivamente piezas. Con ello fomentaréis a la vez la creatividad y la memoria.

- ¿Ya no es divertido colorear?
Quizá sea hora de cambiar los materiales utilizados. Por ejemplo, en lugar de hacerlo con lápices o ceras dadles unos pinceles y acuarelas. Si ya no les interesa hacerlo en folios o libretas decidles que recorten papel de periódico y lo pinten para hacer posteriormente cadenetas y decorar un poco su dormitorio. Proponedles pintar con tizas sobre cartulinas, etc. (Antes de todo echad un vistazo a la "caja de los colores", igual lo único que ocurre es que todos los lápices están rotos o sin punta ;)

Que disfrutéis de la semana de vacaciones que tenemos a la vuelta de la esquina.