Nuestros mayores

27 oct. 2009

Tenemos un amor incondicional a nuestros hijos, lo entregamos de forma instintiva, sin condiciones. Relegamos nuestro tiempo personal en pos de ellos, para cuidarlos, enseñarlos, amarlos....

Pero nosotros fuimos también niños, y quizá ahora, esa persona que ya no es tan joven, que a veces se siente confusa, aturdida, desorientada. Que no recuerda bien cómo hacer las cosas o le tiemblan las manos al hacerlas... necesite que le sea devuelta parte del amor incondicional que entregó.

0 comentarios: