El valor de un lápiz

29 nov. 2011

No sé si vuestros niños/as son como las mías, que siempre van con una libreta y algún lápiz debajo del brazo. ¡Les encanta dibujar! pero ¡les fastidia recoger!, en sus dormitorios puedes encontrar algún lápiz dentro de la caja de muñecas, de una olla para jugar a las cocinitas o incluso en la caja de los puzzles.

Supongo que piensan que los lápices son muy asequibles y no les dan el valor merecido, a pesar de que si les diese a elegir seguro escogerían alguno muy por encima de alguna "barbie mega-fashion" Así que hoy recurro al plan B: visionado de dos vídeos didácticos sobre la fabricación del lápiz, de lo mucho que cuesta obtener el grafito con el que luego mis "pequeñas dibujantas" se entretienen tanto y del proceso completo hasta el empaquetado. Os invito a verlos, no tienen desperdicio, son muy interesantes ;)



Vídeo "Lápices de colores, ¿cómo se fabrican? AQUÍ

I Jornada de Ocio Educativo. Instituto Micropolix

22 nov. 2011

Hace días que quiero compartir con todos vosotros/as un evento que tendrá lugar el próximo sábado día 26 en Madrid.

El Instituto Micropolix llevará acabo la I Jornada de Ocio Educativo. Momento para comentar y compartir las reflexiones sobre los estudios que han realizado para conocer la influencia del ocio de los niños en su desarrollo. En la Jornada tendrán un protagonismo especial los propios niños y los que trabajan con ellos, se fomentará el diálogo con la comunidad educativa para entre todos llegar a entender qué es el ocio educativo y qué aporta.


El objetivo principal de las Jornadas es reflexionar sobre la relevancia del ocio como complemento en el desarrollo social, físico, intelectual y emocional de los niños y niñas compartiendo con la comunidad educativa las conclusiones extraídas en los estudios realizados por el Instituto Micropolix.

Las Jornadas contarán con personas de referencia por su trayectoria profesional vinculada al mundo del ocio, la educación y la infancia (Defensor del Menor. Obra Social Caja Madrid, UNICEF, Institutos de Estudios de Deusto, Universidad Complutense, Universidad de Barcelona, Universidad de Granada, Asociación Protégeles, Marinva, Defensor del Menor, Escuelas Católicas…)

El programa y toda la información está disponible en www.institutomicropolix.com/jornadas

Goalball





El goalball es un deporte de equipo creado especialmente para jugadores ciegos. Se basa en el uso del sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota en juego (que lleva cascabeles en su interior) y requiere, además, una gran capacidad de orientación espacial para saber estar situado en cada momento en el lugar adecuado, con el objetivo de interceptar o lanzar la pelota.

Al ser un deporte específico y no una adaptación del deporte practicado por las personas que no tienen ninguna deficiencia visual, tiene el handicap del desconocimiento por parte de los profesionales deportivos, así como del resto de los potenciales practicantes. Es por ello que el primer objetivo va encaminado a la información, para posteriormente pasar a la captación.

El goalball fue creado por el alemán Hans Lorenzen y el austríaco Seep Reindl. Este nuevo deporte formaba parte de un programa de rehabilitación para veteranos minusválidos de la II Guerra Mundial. En él podían tomar parte todos los veteranos ciegos, con el fin de desarrollar toda su capacidad de concentración y cualidades físicas.

Por las características reglamentarias de este deporte, no es fácil que los deportistas de edades muy tempranas puedan desarrollar todos los aspectos del juego y realizar jugadas en toda su extensión, dado que el balón es muy pesado además de tener un tamaño considerable para deportistas que todavía están en plena fase de crecimiento. Ello hace que el juego se ralentice, perdiendo parte de su atractivo. También es necesario buscar una adaptación de las reglas, para poder adecuar las circunstancias del juego a los posibles practicantes.

Habría que conseguir un balón más pequeño y ligero. Al reducir su tamaño, el jugador estaría capacitado para emplear una técnica más correcta que se asemeje a la que deberá emplear, al llegar a la edad adulta, con el balón reglamentario. El hecho de tener menos peso ayudará a que el balón coja más velocidad, haciendo el juego más dinámico.

Al ser un deporte en el que todos los jugadores igualan las condiciones de partida, por tener que usar el antifaz, se da pie a que los jóvenes que ven y que sean compañeros del deportista afiliado puedan practicarlo conjuntamente. Es por ello que el componente de integración se encuentra muy presente y se puede aplicar sin problemas.

Texto de: Francisco Monreal Vidal. Técnico de Goalball Federación Española de Deportes para Ciegos.
 
Puedes saber más sobre el Goalball y otros muchos deportes que pueden ser practicados por niños con discapacidad visual en el manual  que la ONCE ofrece para descarga gratuíta.  (Haz click sobre el enlace) "Estrategias de fomento del deporte de los niños ciegos y deficientes visuales en edad escolar"



Un chip que funciona como las neuronas

16 nov. 2011

Durante años, muchos equipos de investigación han trabajado en el desarrollo de sistemas que permitan trasladar a un computador la capacidad del cerebro humano con sus 100.000 millones de neuronas conectadas entre sí por más de un billón de conexiones. Hace poco conocíamos que la Universidad de Manchester trabajaba en un simulador del 1% del cerebro humano usando procesadores ARM, un proyecto apasionante que iba a utilizar un millón de procesadores a modo de neuronas pero que parece quedarse corto si lo comparamos con el último trabajo presentado por el prestigioso MIT. Un equipo de esta institución ha presentado un chip que se comporta de la misma manera que las neuronas cerebrales cuando están conectadas a través de la sinapsis.

El MIT ha sido capaz de modelar en un único chip cómo se adaptan las neuronas a nuevos estímulos y, por tanto, emular el aprendizaje de nuestro cerebro, algo que suena fascinante aunque nos hace rozar la singularidad tecnológica. El chip está basado en silicio y consta de 400 transistores que emulan el funcionamiento de una sinapsis simple, es decir, la conexión entre dos neuronas que sirve para el intercambio de información entre ambas. Según los investigadores, este chip permitirá, a todos aquéllos que estudian el funcionamiento del cerebro, avanzar un paso más en la comprensión del funcionamiento del cerebro y el proceso de aprendizaje pero, además, también podría ser la base de prótesis y dispositivos neuronales, por ejemplo, retinas artificiales.

Lee el artículo completo AQUÍ

Tsumiki, un juguete revolucionario

11 nov. 2011

¡¡¡ Impresionante!!!

El proyecto PPP (Permanent Play Project) acaba de dar a conocer TSUMIKI, una propuesta de juguetes que incorporan técnicas de visión artificial para reconocer objetos físicos y actuar en respuesta a ellos. Son juguetes experimentales en la búsqueda de nuevas formas de jugar, y el resultado es francamente fabuloso:












Lee el artículo completo AQUÍ

Destrezas para el control de la voluntad

7 nov. 2011

Fuerza de voluntad © QUINO

No es fácil escapar del influjo de la pereza o la comodidad, dos verdaderos enemigos que constantemente obstruyen nuestro actuar. La falta de voluntad se manifiesta cuando se retrasa el inicio de una labor, cuando no se da prioridad a las actividades más urgentes o importantes y se escogen las que suponen un menor esfuerzo, cuando se proyecta algo pero no se es capaz de llevarlo a la práctica.


Albert Einstein consideraba que existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. La voluntad no es más que la inteligencia aplicada a la acción. Para la UP no es una facultad innata, sino que se compone de cuatro destrezas, de cuatro hábitos que se aprenden, o no, en los distintos momentos del desarrollo. Todo ello está relacionado con el aprendizaje de la libertad. Estas cuatro destrezas nos proporcionan un instrumento educativo fundamental.


1ª.-  Inhibición del impulso.
El niño está movido por impulsos, que le incitan a actuar. Es importante esta primera destreza para que el niño no pase directamente del ímpetu o del deseo a la acción. Cuando nuestros hijos son demasiado impulsivos, esto les crea diferentes problemas. ¿Cómo podemos educar la impulsividad? Una de las técnicas que tienen éxito es la de las “autoinstrucciones”. Se trata de enseñar a nuestros hijos a darse instrucciones a sí mismo y a obedecerlas. Y la primera orden es: piensa un instante lo que vas a hacer.
2ª.- Deliberar
¿Por qué es tan importante detener el impulso? Porque nos deja tiempo para deliberar, es decir, para aplicar nuestros conocimientos a la situación y comprobar si el impulso nos guiaba por el camino acertado o no. Deliberar supone buscar e inventar las alternativas.
3ª.- Decidir
Tras la deliberación llega la decisión, que supone un salto. En esto consiste la autodeterminación. La toma de decisiones en la adolescencia es un aspecto crítico para un desenvolvimiento saludable; a pesar de la crisis en la formación de la identidad el adolescente debe evaluar sus alternativas adecuadamente, y al mismo tiempo ir ganando autonomía para el futuro.
4ª.- La Ejecución del Proyecto
A la hora de realizar el proyecto, debemos tener en cuenta la importancia de dos hábitos que fortalecen dos capacidades: la capacidad de retrasar la recompensa y la capacidad de soportar el esfuerzo.
En cuanto a la capacidad de aplazar la recompensa, debemos enseñar a nuestros hijos a manejar no solamente las recompensas externas, sino las recompensas internas, las que uno mismo puede proporcionarse cada vez que se acerque a una meta.


En relación con la capacidad de soportar el esfuerzo, podemos decir que con frecuencia lanzamos a los niños el mensaje de que las cosas no deberían ser desagradables, con lo cual les estamos diciendo que el aspecto costoso de una actividad es injusto y debería ser evitado. Nuestros hijos deben aprender a dominar el estrés. Nadie puede evitar sentirse estresado, por eso nuestros hijos deben aprender a superarlo. Deben aprender a reconocer las situaciones que le producen estrés y los signos del mismo, para resolverlo de forma constructiva.


Sigue leyendo...